lunes, 21 de marzo de 2011

Exfoliante natural para el cuerpo y el rostro

Ahora que estamos cerca de la primavera y la cantidad de ropa se aligera, es importante comenzar a retirar las células muertas de la piel antes del primer contacto con el sol. La exfoliación no se recomienda durante el verano, la piel está más sensible, pero este es el momento idóneo para una limpieza corporal.


La exfoliación ayuda la eliminación de la piel vieja, durante el invierno al estar la piel en contacto continuo con la ropa esta no se oxigena bien, el sudor también es menor, y todo esto provoca que las células muertas, los residuos de las prendas íntimas, la grasa corporal y las toxinas que se eliminan a través de los poros de la piel, formen una barrera que impida la renovación de la misma, y como resultado, la piel adquiere un tono ceniciento, una textura áspera y se forman puntos negros. Es importante comenzar el verano con una piel fuerte y tersa. Y una correcta limpieza ayuda a la piel respirar y la renovación celular óptima.

Beauty Session

Para el cuerpo:
En un bol vertemos aceite de oliva extra virgen y añadimos sal fina, en proporción una de aceite, media de sal, se debe forman una mezcla que no sea ni muy líquida ni en exceso seca.
Esta preparación la aplicaremos con las manos en el cuerpo desnudo desde los pies hasta cubrir todo el cuerpo (se recomienda hacer dentro del plato de ducha o bañera, es importante en el suelo de la misma estirar un toalla para evitar accidentes). Los movimientos del masaje tienen que ser circulares y suaves para no lastimar la piel. Las partes del cuerpo que son más secas y ásperas, como talones, rodillas y codos, el masaje se repetirá en distintas etapas para permitir la absorción del aceite y que la acción exfoliante sea más efectiva. No aplicar sobre el rostros y zonas sensibles.

Retiramos el exfoliante con agua templada, pudiendo alternar ducha de agua caliente y fría, para activar la circulación. No es necesario el uso de jabón. El exceso de aceite de oliva se absorberá proporcionando nutrientes a la piel y dejará una sensación suave y tersa al tacto. Tampoco es necesario aplicar crema corporal.

Para el rostro:
Para el rostro una exfoliación con aceite y sal es muy agresiva, también el escote y la zona del cuello, la piel suele ser muy delicada. Aquí necesitaremos comprar una miel pura, espesa y algo granulada. La exfoliación se hará con las yemas de los dedos, con movimientos circulares, suaves de adentro hacia afuera (ver imagen superior), evitar la zona de los párpados y ojos. Una vez aplicado podemos quedarnos con esta preparación unos 15 minutos como si fuera una mascarilla, para permitir que los nutrientes de la miel se absorban, en este tiempo podemos aplicar alguna compresa fría en la zona del los ojos para que estos se relajen o aplicar una rodaja de pepino sobre los párpados. La mascarilla se retira con abundante agua templada. Secar con toalla seca sin frotar y aplicar alguna crema hidratante o gel de aloe vera.

Repetir una vez cada 2 semanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada