lunes, 4 de febrero de 2013

La sabiduría de la tortuga

"La sabiduría de la tortuga" sin prisa pero sin pausa de José Luis Trechera, es uno de los libros, que para mi se ajusta más a los tiempos en los que vivimos.

Describe, a través de datos históricos, como hemos llegado a ser esclavos del tiempo, "el tiempo es oro". Vivir la vida con la angustia de que no llegamos, que los años pasan volando y postergamos todo aquello que en verdad tiene más valor, la vida misma.

Todo sucede tan rápido, que son pocos los momentos que nos detenemos a disfrutar, y de asimilar las cosas que nos pasan, cuantas veces nos hemos encontrado diciéndonos a nosotros mismo "¿cómo he llegado hasta aquí?, ¿por qué siempre tenemos la sensación de que no hacemos lo suficiente o que no hemos hecho nada, si durante todo el día no hemos parado ni un segundo? Y así vamos, postergando la vida y la felicidad, para cuando llegue un tiempo mejor, ¿pero es cierto, que llegará un tiempo mejor? o tenemos que ser artífices de lograr ese tiempo existencial, para por fin darnos cuenta de que estamos vivos y merecemos disfrutar de la vida. 

"Desde hace siglos, se ha dado por supuesto que todas las personas anhelaban y buscaban la felicidad, sin embargo, en el día a día se sigue confirmando la evidencia, ya apuntada por A. Camus, de que los hombres siguen muriendo y no son felices. ¿Qué nos pasa? ¿Por qué es tan difícil llevar una mínima calidad de vida?"

Y el autor pretende reflexionar sobre esta experiencia, y el libro se desarrolla en tres partes:
  1. Sensibilizarse con la realidad para poder transformarla. Tomar conciencia de nuestra relación con el tiempo y nuestro entorno.
  2. Consecuencias de los ritmos de vida. La máquina de la aceleración y la urgencia pasa factura al ser humano: la enfermedad de la prisa, la adicción al trabajo, el estrés, el síndrome de burnour y el narcicismo son algunas de esas alteraciones.
  3. Presenta una serie de alternativas, y revierte el eslogan inicial, "la calma es oro", porque es fundamental conocerse para ser protagonista y responsabilizarse de la propia vida.
El objetivo del libro es volver a la calma, encontrarle un lugar importante en nuestras vidas. Perdemos  más tiempo y energía cuando corremos sin destino alguno, mejor hacer poco y que se corresponda con nuestros deseos más profundos. No hacer del tiempo y del trabajo una carrera que nos lleve a la destrucción, sino más bien nuestros aliados para realizarnos como personas y llegar a ese objetivo al que todos aspiramos, que es la felicidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada