lunes, 18 de marzo de 2013

La vitamina C

La vitamina C, también conocido como ácido ascórbico, es una vitamina hidrosoluble con un gran poder antioxidante. La obtenemos sólo a través de la dieta o complementación nutricional. La vitamina C es esencial para la prevención del escorbuto. 

El escorbuto es una enfermedad que hizo estragos entre las tripulaciones de los barcos de la Edad Media, y se le atribuían los más curiosos orígenes, como por ejemplo, que era un mal debido a la sangre corrompida, se le echaba la culpa al frío de los mares e incluso a la madera verde de los barcos. A esta enfermedad los navegantes españoles la llamaron "la peste de las naos", los portugueses la conocían como "mal de Loanda" y los ingleses "peste del mar". Y era tan simplemente la carencia de esta vitamina la que lo provocaba. Cuando se hacian grandes travesías (podían estar en mar durante meses), la falta de alimentos vegetales en la dieta genera esta carencia, y por tanto, se desarrollaba la enfermedad.

Sólo encontramos a esta vitamina en el reino vegetal, en frutas y verduras. La vitamina C es sensible al calor, es decir, en la cocción se destruye, y es sensible a la oxidación del aire. En la actualidad, es imposible de padecer de escorbuto. Pero la vitamina C interviene en muchos más procesos orgánicos. Participa en el enlace cruzado del colágeno, la síntesis de la carnitina, la síntesis de las hormonas suprarrenales, en el metabolismo del hierro, en el metabolismo de los folatos, la actividad de los leucocitos y la resistencia a la infección, y la cicatrización de la heridas.

La vitamina C se absorbe en el estómago e intestino, prácticamente del 80-90% del contenido de la dieta. El alcohol disminuye la absorción, el tabaco y el estrés generan mucha oxidación y por tanto la necesidad de vitamina C se ve aumentada. Su suplementación no genera toxicidad ya que el excedente se elimina por la orina, pero su abuso puede provocar alteraciones gastrointestinales. Con una dieta rica y variada, en alimentos de origen vegetal, se tiene asegurado las dosis mínimas necesarias. Podemos recurrir a su suplementación en casos puntuales, la dosis recomendada es hasta un gramo al día de ácido ascórbico y mejor de absorción retardada. 


Beneficios de la vitamina C
  • Refuerza el sistema inmunológico, regulando la producción de glóbulos blancos que luchan contra la infección.
  • La vitamina C interviene en la formación de colágeno. El colágeno se encuentra en todos los tejidos del organismo, huesos, cartílagos, dientes, tendones, ligamentos y vasos sanguíneos. 
  • La vitamina C es necesaria para la producción de las hormonas suprarrenales, incluyendo los coricosteroides, importantes como respuesta del organismo ante el estrés, tanto físico como mental.
  • La vitamina C es un gran antioxidante, neutraliza los efectos contraproducentes de los radicales libres.
  • Ayuda a los músculos a producir más energía.  
  • Inhibe la formación de nitrosaminas conacerogénicas.
  • Interviene en la absorción de Hierro, favoreciendo que las sales férricas se reduzcan a ferrosas. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada