miércoles, 16 de noviembre de 2016

¿Cómo planificar una dieta saludable?

Comer de forma equilibrada no tiene ningún secreto, pero al final no resulta tan fácil como parece. A veces si nos detenemos un momento a organizar algunos aspectos de nuestra alimentación podemos lograr resultados verdaderamente satisfactorios. 

A continuación detallaremos algunos aspectos clave para alcanzar estos objetivos tan deseados y que nos pueden proporcionar una mejora sustancial de nuestra calidad de vida, para nosotros mismos, para la familia y para todas las personas que nos rodean.


dietin - Infografía ¿Cómo planear una dieta saludable?

Vamos a comprar

Cuando vamos a comprar aterrizamos con alguna idea de que queremos comprar y como vamos caminando por los pasillos vamos cogiendo productos varios como nos vamos encontrando con ellos, pagamos y nos vamos.

Cuando llegamos a casa nos damos cuenta que nos hemos olvidado de esto y de esto otro. Pero esta situación no se queda aquí, al día siguiente nos vuelve a pasar lo mismo.


¿Por qué ocurre esto?

Por muchas razones validas:
  • La falta de tiempo
  • Las prisas
  • Las ganas de llegar a casa
  • El cansancio
  • Y un sin fin de etcéteras ...

¿Cómo podemos mejorar esta situación?

1 Pauta número UNO y la más importante, organizarnos con tiempo. Y al final no es tan difícil.
Podemos comenzar con un simple MENÚ SEMANAL. En una simple hoja en blanco hacemos un cuadro dividido en siete columnas que represente cada día de la semana y planificamos las comidas y cenas que podríamos hacer. Lo ideal sería una dieta variada que incluya aves, carnes y pescados, abundante verduras, arroz, pasta y legumbres, cereales integrales y fruta de estación.

El menú debe de incluir los alimentos que ya tenemos en nuestra despensa y nevera para aprovecharlos.

2 Una vez logrado esto, pasamos al siguiente paso, la LISTA DE COMPRAS, aquí pondremos aquellos alimentos que nos hace falta para poder elaborar las preparaciones preestablecidas del menú semanal descontando aquello que ya tenemos.

En esta lista tenemos que tener en cuenta los ingredientes de los menús diarios, desayuno, meriendas y picoteo sano para los momentos de relax y ocio.

A su vez, esta lista la podemos dividir en productos:
  • No perecederos: son aquellos de larga vida y que no necesitan refrigeración, como conservas, harinas, etc.
  • Frescos: son aquellos alimentos que necesitan una refrigeración entre 2 a 4°C, como las verduras frescas, algunas frutas, los lácteos y sus derivados, embutidos que no sean curados, etc.
  • Congelados: son aquellos alimentos que necesitan estar a -18°C. Se recomienda que estos alimentos sean los últimos en recoger y a su vez se utilice las bolsas de conservación de frío para evitar una descongelación del producto no deseada. 

3 Una vez que hayamos hecho el menú semanal y la lista de compras ya podemos ir a comprar. Pero antes os daré un par de consejos útiles para no caer en tentaciones:

  • Ante cualquier duda podéis mirar el etiquetaje del producto, en el encontrarais toda la información nutricional del mismo como sus nutrientes principales,  algunas de la más importantes vitaminas o minerales, la cantidad de calorías y tipos de materia prima utilizada para su elaboración. 
  • En el mismo etiquetaje os dirán si es de producción ecológica o no. 
  • Como también la fecha de elaboración y caducidad. 
  • No ir a comprar con hambre, regla de oro para no caer en la tentación. 
  • Escoger alimentos ecológicos, frescos de temporada y naturales.
  • Evitar aquellos procesados, industriales, frescos que no sean de temporada. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario