miércoles, 15 de marzo de 2017

Las estrías, qué son y cómo tratarlas naturalmente.

Las estrías son atrofias cutáneas que aparecen en forma de líneas de diferente grosor. En sus etapas iniciales son de un color rojizo o morado, y con el tiempo, dependiendo de cada tipo de piel se van tornando blancas o grises. Normalmente suelen salir en zonas donde el cuerpo almacena grasas como el abdomen, piernas, brazos, nalgas y pecho.

imagen de la piel de una chica  con estrías
Piel estriada
Causas que la provocan 

Las estrías se deben a una ruptura de las fibras de colágeno y la elastina, la piel se debilita y se vuelve más susceptible a la cicatrización, es decir, al estirarse le cuesta recuperar su tono inicial, como sucede a una banda elástica que no recupera su tamaño inicial quedando arrugada. 
Muchos especialistas creen que también puede haber un factor hormonal que predisponga a la incapacidad de la piel a recuperarse después de un estiramiento prolongado, como puede suceder en un embarazo. 
imagen de un tejido sano y otro con estría por fractura del tejido de colágeno

  • Embarazo: la mayoría de las mujeres embarazadas desarrollan estrías en su último trimestre cuando la piel del abdomen suele estirarse mucho. 
  • Medicamentos: con hormonas y esteroides. También el uso prolongado de corticoides farmacéuticos. 
  • Incremento de peso: subir y bajar de peso repentinamente.
  • Factores hereditarios
  • Síndrome de Cushing: es un signo muy característico de esta enfermedad, producida por un exceso de cortisol.
  • Cutis laxa: este síndrome origina piel laxa y blanda por defecto de la síntesis de colágeno.

No hay evidencia científica que demuestre que los tratamientos médicos y dermatológicos puedan corregir o reducir la apariencia de las cicatrices. 
El mejor método es la prevención atacando el problema de raíz, como hemos mencionado antes la ruptura del colágeno y la elastina son los que la provocan, que por tanto, no hay mejor tratamiento que la dieta.
Una alimentación rica en vitaminas A, C, D y Zinc son recomendables para la aparición de estas marcas en la piel. También una correcta hidratación.

Alimentos que promueven la producción de colágeno
  • La vitamina C, transforman la lisina y la prolina en aminoácidos necesarios para reconstruir el colágeno y un antioxidante excelente. Todos los cítricos, frutos del bosque, fresas, kiwi, hojas verdes como espinacas, acelgas, etc.
  • Alimentos ricos en prolina y lisina: la clara de huevo, las carnes magras, los productos lácteos bajos en grasas, el pescado, las leguminosas (lentejas, garbanzos, etc.) y los cacahuetes.
  • Fitonutrientes: los fitonutrientes son el licopeno, catequinas y antocianidinas, son esencialmente antioxidantes y ayudan a que el colágeno no se degrade. Se encuentran en todo tipos de frutas, verduras, hortalizas y legumbres. Los colores más intensos son más ricos en estas sustancias como sucede con el rojo y el azul de las cerezas, arándanos, moras, frambuesas, ciruelas, remolacha y tomates.
  • Ácidos grasos Omega 3-6-9: promueven la producción de colágeno. El Omega 3 abundante en pescados azules. El Omega 6 y 9 en frutos secos, semillas y aguacate. 
  • Azufre: el azufre es importante para la producción de colágeno al mismo tiempo los alimentos ricos en azufre también son ricos en vitamina A que ayudará a evitar su degradación. Alimentos rico en azufre son: cebolla, col, apio, perejil, rábanos, ajo, pepino, espinacas. Cereales, semillas y frutos secos. 
  • Zinc: es necesaria para la síntesis de proteínas que intervienen en la producción de colágeno y ayuda a la cicatrización.  
Tratamiento dermatológico natural

Como hemos dicho antes, la eliminación de las estrías es tema difícil, pero se puede mejorar con paciencia y perseverancia. Aquí un pequeño tratamiento natural que repitiendo 3 veces a la semana, este tratamiento puede presentar una buena mejoría estética.
  1. Exfoliar la piel y eliminar impurezas de la zona afectada con las estrías. Para eso podemos utilizar sal marina y aceite de sésamo con unas gotitas de limón. Hacemos la mezcla en un bol pequeño y aplicamos en la zona afectada, frotamos de manera suave de manera circular unos minutos, no frotar bruscamente ya que podemos lesionar la piel. Limpiamos con agua tibia y secamos suavemente
  2. Aplicamos una mascarilla de clara de huevo, cojemos un huevo y separamos la yema y la clara, nos quedaremos con la clara que batiremos ligeramente con un tenedor, aplicamos la clara sobre la zona afectada con un pincel y dejamos secar. Una vez seco aclaramos con agua fría y secamos suavemente.
  3. Aplicamos en la misma zona aceite de rosa mosqueta, con movimientos circulares hasta que el aceite se absorba en su totalidad. 
Se recomienda hacerlo por la noche antes de irse a dormir, para que la piel se regenere. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada